El martes 31 de octubre dio comienzo la recogida en origen de los restos orgánicos en 17 ámbitos de diez distritos de la ciudad y en 50 grandes generadores de residuos.

El objetivo de la recuperación de los biorresiduos, que se implantará progresivamente en toda la ciudad, es cumplir, junto a otras medidas, con el objetivo europeo de alcanzar el 50 % de residuos preparados para la reutilización y el reciclado antes de 2020.

La recogida  selectiva de la materia orgánica tiene, además, importantes beneficios medioambientales al aprovechar el biorresiduo como material fertilizante y como generador de energía. Con su recuperación por separado se evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de malos olores; se reduce la cantidad de residuos que llegan al vertedero, aumentando su vida útil, y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

Los madrileños generaron el pasado año una media de 1,1 kilos de basura cada día. Del total de estos residuos, el 71 % correspondieron a la fracción resto (contendedor gris de tapa naranja) que está constituida por un 47 % de materia orgánica, en el caso de la basura doméstica, y un 30 % en el sector comercial.

Pinchando aquí se puede ver un vídeo explicativo.

Casa de Campo, barrio pionero

El Ayuntamiento de Madrid ha seleccionado 17 barrios para implantar de forma pionera esta nueva modalidad de recogida de basura y Casa de Campo es uno de ellos. En total, algo más de 100.000 viviendas y 255.000 habitantes.

La elección de estos barrios pioneros se ha realizado buscando la diversidad de población y de sistemas de recogida (contendedores en calle mediante recogida de carga lateral o trasera y cubos en los portales). El objetivo es comprobar cómo se desarrolla la recogida selectiva de la materia orgánica para, desde esta experiencia, implantarla progresivamente en el resto de la ciudad.

Residuos de la fracción orgánica

Los restos de materia orgánica, para domicilios y establecimientos de hostelería, están formados por restos de fruta, verdura, restos cocinados de carne, pescado y marisco, frutos secos, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo y otros restos de comida, tapones de corcho, cerillas, serrín, servilletas usadas, papel de cocina sucio  y papel y cartón sucios de aceite o restos de alimentos, así como pequeños restos de jardinería tales como plantas, hojarasca o ramos de flores.

Los restos orgánicos deberán separarse del resto de la basura y depositarse en los contenedores grises con tapa marrón que el Ayuntamiento ha instalado en la vía pública y en los cubos del mismo color que ha distribuido a las comunidades de vecinos que presentan de esta forma sus basuras para ser recogidas. En ambos casos, la recogida se realizará todos los días de la semana.

Otro tipo de residuos como los pañales, toallitas húmedas, colillas, pelo, excrementos de animales, arena de gato, chicles o polvo de barrer se tirará a los contenedores y cubos de resto, los grises de tapa naranja.

Por su parte, los restos de carne y pescado procedentes de su venta (mercados, galerías, carnicerías, pescaderías…) deben seguir un proceso de gestión específico como hasta ahora.

Para depositar la basura orgánica el Ayuntamiento ha instalado 3.295 cubos de dos ruedas, 423 contenedores de 800 litros y 141 contenedores de carga lateral, todos ellos con tapa marrón. 

Para más información se puede visitar esta página web: aciertaconlaorganica.es

Campaña de información y sensibilización 

El Ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña de información y sensibilización, con el lema ‘Acierta con la orgánica’, que se prolongará hasta el próximo mes de abril.

El pasado 23 de octubre comenzó un ‘puerta a puerta’ por los domicilios  de los 17 ámbitos participantes. Un equipo de informadores ambientales está visitando todas las viviendas de dichas zonas, para explicarles personalmente cómo separar la materia orgánica y los beneficios de reciclarla. Previamente a la visita, habrán recibido una carta de la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, informándoles del inicio de la recogida, de la visita de los informadores ambientales y agradeciendo a los vecinos su colaboración.

A todas las viviendas de los ámbitos pioneros se les está entregando un kit formado por un cubo aireado de material plástico marrón y 10 litros de capacidad para que depositen en él sus restos orgánicos, un folleto informativo, un imán de nevera recordatorio de los residuos que se consideran orgánicos, una mini revista de carácter lúdico y una bola de semillas lista para sembrarse. Las visitas se prolongarán hasta el 7 de diciembre, aunque posteriormente podrán realizarse otras de refuerzo.

Además, desde el 13 de noviembre y durante tres meses, habrá puntos informativos y exposiciones itinerantes en zonas de gran afluencia de personas como instalaciones municipales (centros deportivos, culturales…), centros cívicos  y  centros comerciales donde los vecinos podrán informarse de la campaña. Habrá un total de 70 ubicaciones con cinco estands simultáneos. 

Guardar

Guardar

Facebooktwitter