La Escuela Infantil Antonio Mercero finalmente permanecerá abierta por decisión de la Junta de Distrito, una decisión que ha tardado en llegar, generando incertidumbre entre familias y plantilla de la Escuela.

La adaptación del proyecto educativo a las condiciones actuales de confinamiento es posible y así el alumnado ha estado siendo atendido por sus educadoras en los términos que permite la situación de confinamiento. No entendemos que no haya un criterio único para todas las Escuelas Infantiles del Ayuntamiento de Madrid y que un total de 22 de 68 siguen cerradas. Tampoco entendemos la decisión de la Comunidad de cerrar todas las Escuelas Infantiles de su red, por lo que nos sumamos a las peticiones que desde otros barrios y municipios se hacen para que se mantenga el servicio educativo en los mismos términos que en la Escuela Infantil Antonio Mercero.

Consideramos que el dinero presupuestado para el contrato con la empresa adjudicataria de la Escuela en servicios que no están en marcha como horario ampliado, comedor (aunque podrían utilizarse las instalaciones para atender a personas en situación de vulnerabilidad) o limpieza, debe destinarse a reforzar los Servicios Sociales ante el crecimiento de la demanda.

Creemos que la etapa educativa de 0 a 3 años es muy importante en el desarrollo de los niños y niñas, que la red pública es tremendamente insuficiente y que incluso en la red pública la privatización de la gestión es casi total, aceptando que algo tan importante no puede quedar en el ámbito del negocio privado y se debe iniciar un proceso de remunicipalización, con el mantenimiento del proyecto y la subrogación de trabajadoras y trabajadores.

Aprovechamos para agradecer los esfuerzos de todo el equipo directivo y docente por mantener la atención al alumnado de la Escuela y apoyar a las familias en esta situación, gracias por el trabajo realizado a pesar de la incertidumbre.

Facebooktwitter