La Asociación de Vecinos Manzanares-Casa de Campo se muestra contraria a las declaraciones del portavoz del Ejecutivo municipal, Enrique Núñez, quien se pronunciaba acerca de la manifestación vecinal convocada el pasado 28 de agosto.

En primer lugar la Asociación aclara que ni su presidente ni ningún otro representante ha solicitado la instalación de los parquímetros en el barrio Casa de Campo. Además, argumenta que si, como subraya Núñez, “el Ayuntamiento de Madrid tiene el deber municipal de atender todas las peticiones vecinales”, atienda también la petición multitudinaria de retirada inmediata de los parquímetros en este barrio.

Núñez argumenta que el consistorio cuenta con “innumerables demandas vecinales” a favor de la instalación del SER, a lo que la Asociación de Vecinos responde: “Nosotros llevamos meses recogiendo firmas y estamos en disposición de entregárselas al Ayuntamiento de Madrid. Estamos seguros de que tenemos más firmas que el Ayuntamiento peticiones por lo que confiamos en que se atienda esta demanda de retirada de los parquímetros”.

El Ayuntamiento sostiene que con su impopular medida se pretende “garantizar y priorizar el derecho a aparcar a los vecinos en ese entorno” y la Asociación responde que “el sentir de los vecinos no es que se vaya a respetar su derecho a aparcar, que ya lo tenían antes, sino que, contando con el mismo derecho y las mismas dificultades que ahora, los vecinos van a tener que pagar una cantidad al año”.

A partir del día 1 de septiembre, si el Ayuntamiento persiste y entra en vigor el SER, los vecinos y vecinas de Casa de Campo anuncian nuevas asambleas y movilizaciones para que se atiendan sus demandas.

Manifestación

Los vecinos y vecinas del barrio madrileño Casa de Campo se manifestaron nuevamente el 28 de agosto en contra de los parquímetros que el Ayuntamiento de Madrid ha instalado en la zona y que se prevé que entren en funcionamiento el próximo 1 de septiembre –según publica el consistorio en su página web–.

La manifestación, bajo el lema ‘Parquímetros no, servicios públicos sí’ mostraba la oposición del barrio a la entrada en funcionamiento del servicio de estacionamiento regulado.

La marcha transcurrió durante dos horas por las principales vías del barrio Casa de Campo: la avenida de Valladolid y el paseo de la Florida; concluyendo en Príncipe Pío.

Para finalizar, se leyó un manifiesto en el que se argumentó que “Como venimos denunciando, los parquímetros no suponen una solución efectiva a ninguno de los problemas que supuestamente pretenden resolver. Ni solucionan los problemas de aparcamiento en el barrio, ni reducen el tráfico por nuestras calles, dado que tanto los vecinos y vecinas como los trabajadores/as no disponen de otras alternativas reales de transporte público –servicio que ha venido sufriendo recortes en autobuses, metro y cercanías, mientras que el precio del billete ha ido aumentando año tras año–”.

Los vecinos consideran que el SER no les facilitará el aparcamiento sino que se convertirá en un impuesto más, por lo que solicitan al Ayuntamiento de Madrid que dé “marcha atrás y escuche sus opiniones de verdad”.

 

Facebooktwitter