Por el soterramiento de la M30

El próximo 20 de abril saldremos nuevamente a las calles para exigir el soterramiento de la M30 a su paso por nuestro barrio. El tramo que va desde la salida del túnel en San Pol de Mar hasta el Puente de los Franceses nunca debió quedar excluido del soterramiento inicial y vamos a seguir luchando hasta que este sea una realidad.

Saliendo a la calle este día retomamos las movilizaciones por el soterramiento en unas fechas en las que otros barrios afectados por los problemas que ocasionan las autovías urbanas están consiguiendo por fin sus históricas demandas. Nos alegramos especialmente por la victoria vecinal con el soterramiento de la A5 a su paso por el distrito de Latina, aunque apoyamos que este soterramiento vaya hasta la Avenida de los Poblados, pues sabemos de sobra lo que es quedarse fuera del soterramiento.

Otro tramo de soterramiento ya acometido ha sido el del antiguo Vicente Calderón. La diferencia es que este no responde al interés general, sino que se ha acometido para garantizar que la especulación de décadas con los terrenos y las promociones inmobiliarias que se han levantado en ellos puedan tener salida y reportar los beneficios esperados. A esto se le suma el anunciado soterramiento de la M30 a su paso por Ventas, proyecto de nuevo cuño que el Ayuntamiento saca a la luz mientras hace oídos sordos a nuestras demandas.

El 20 de abril saldremos a la calle a clamar por el soterramiento de la M30, pero no nos vamos a quedar ahí y anunciamos que vamos a utilizar todos los medios a nuestro alcance para conseguirlo. Vamos a poner en marcha una recogida de firmas con la que acompañar una denuncia con la que llegaremos hasta la Comisión y el Parlamento Europeo para que desde estas instituciones puedan presionar al Ayuntamiento de Madrid.

Por otro lado, vamos a llevar al Ayuntamiento de Madrid también a los tribunales por su dejación de funciones en su responsabilidad con la salud y el bienestar de las personas de nuestro barrio, obviando los graves problemas ambientales y de salud que generan tanto el ruido como la contaminación del paso de los coches en nuestro barrio. Denunciamos con el objetivo de que entiendan que deben acometer la solución del soterramiento de la M30 y, además, como una forma de exigir responsabilidad a quienes desde su gestión política han obviado nuestra situación.

Queremos un barrio nuevamente conectado con la Casa de Campo, como estuvo antes de ser separado de la misma por el crecimiento de la M30 hasta convertirse en la autovía urbana de tres carriles que es hoy, por más que conserve su condición de calle, truco que permite evitar toda la normativa que regula en el PGOU las autovías urbanas. No queremos seguir soportando ruidos y polución y llamamos al conjunto de vecinas y vecinos del barrio a salir a la calle el día 20 de abril y apoyar todas las acciones que vamos a emprender en este nuevo ciclo de movilización.

Facebooktwitter